Cómo educar a un perro sin errores

cómo educar a un perroCómo educar a un perro sin errores es una tarea nada fácil, que requiere de mucha paciencia y dedicación por tu parte, y lo consiguen los propietarios que más se implican en la educación de su perro.

Para educar a un perro se deben tener en cuenta diferentes factores, que más adelante enumeraré, pero que se resumen en algo muy sencillo: todo depende del interés que tenga el propietario en aprender la psicología del perro y aplicarla en su educación.

Primer error sobre cómo educar a un perro: la humanización del perro. La gran mayoría de propietarios, cuando adquiere un perro, no se preocupa de informarse sobre cómo debe educarlo. Se limita a educarlo según su sistema de educación: con suerte seré un propietario que tendrá un perro algo desastroso que actuará enfadándose y regañando al animal, pero por desgracia, son muchos los propietarios que usan la violencia física para regañar al perro, o bien, acaban atando el perro de por vida, porque “el perro es muy malo”. Los perros no son malos, de hecho, por naturaleza los perros son los animales más leales y fieles de la naturaleza.

Solución: si entendemos la psicología canina, la tarea de educar se hará mucho más fácil porque entenderás qué actitudes funcionan, y qué actitudes no funcionan a la hora de educar a un perro.

Segundo error sobre cómo educar a un perro: la mal crianza. Si bien es cierto que todo el amor que nos dan los perros nos puede ganar el perdón de muchas conductas, no podemos tolerar conductas que inciten el liderazgo del perro. La educación que demos al perro debe siempre una educación basada en tu liderazgo. Ser líder no significa someter al perro, ser líder significa transmitir un rol al perro que siempre será por debajo del tuyo. Este reparto de roles es importante para evitar conductas de dominancia en el perro, episodios de agresividad, o problemas de relación con otras personas o perros.

Solución: si ayudamos al perro a asumir su rol, conseguiremos tener un perro feliz y emocionalmente equilibrado.

Tercer error sobre cómo educar a un perro: no respetar la naturaleza del perro. Podemos tener un perro muy bien educado, pero puede seguir haciendo desastres en casa. Cuando me refiero a respetar la naturaleza del perro, me refiero a que hay que cubrir todas sus necesidades fisiológicas: proveerle de alimento, respetar su descanso, cuidar su salud y realizar ejercicio. Esto último es vital para el perro, porque el perro que está atado, o que nunca sale de su casa, es un perro ansioso, es un perro con alta carga de ansiedad que no quema mediante el ejercicio físico, y que se traduce con conductas muy problemáticas que pueden llegar a ser muy graves.

Solución: es fundamental para la salud física y mental del perro la realización de ejercicio físico. No hablo solo de sacarlo de paseo, hablo de correr, de explorar nuevos territorios, de realizar deportes nuevos, de hacer sesiones de juegos divertidas y entretenidas, etc.

Las claves sobre cómo educar a un perro se pueden resumir en estos tres puntos. La información es fundamental para saber qué hacer y qué no hacer a la hora de educar a un perro.

Mis recomendaciones:

Cómo educar a un perro paso a paso del Dr, José Arca.

Cómo educar a un cachorro de la Lda. Sandra Ferrer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *