Cómo educar a un perro a comer de forma correcta

educar a un perroEducar a un perro a comer correctamente está en tus manos. Como propietario debes tener claro que la mejor alimentación que puedes ofrecer a tu perro es la alimentación balanceada, ya sea alimento seco o enlatado, puesto que solo de esta forma conseguirás aportar todos los nutrientes que tu perro necesita para crecer de forma sana y equilibrada, y evitarás sustos innecesarios dándole comida casera (hay alimentos altamente tóxicos para el perro: la levadura, la cebolla, el ajo, el chocolate, la leche, el aguacate, las nueces, etc.).

Puedes pensar que el alimento balanceado es aburrido porque siempre come lo mismo, por eso es recomendable que varíes el alimento seco con el balanceado, lo mezcles, o añades agua tibia al alimento seco.

De una forma u otra, lo importante es que tu perro tenga todos los nutrientes para fortalecer su sistema inmune. Lo notarás en su pelo, en su piel y en la energía que tiene.

Para educar a un perro a comer de forma correcta es importante que sigas estas pautas:

  • Si es un cachorro, debe comer tres veces al día.
  • A partir de la pubertad (alrededor de los 6 meses), debe comer dos veces al día.
  • En la adultez puede comer una vez al día, aunque yo recomiendo que mantengas las dos tomas diarias.
  • Sigue las instrucciones de la cantidad de alimento que el envase te indica según el tamaño y peso de tu perro.
  • Da de comer a tu perro siempre a las mismas horas. Es importante que seas puntual porque su reloj biológico es muy puntual. De esta forma podrás controlar también su sistema de evacuación (que como sabrás es a partir de los 20 minutos después de comer en  cachorros y10 minutos después de comer en perros adultos).
  • Siempre debe comer en el mismo sitio y después de que tú hayas comido. Nunca le des de comer antes porque de esta forma estarás dándole poder de liderazgo.
  • No cedas nunca ante las peticiones de comida cuando tu familia y tú estáis sentados en la mesa. Regaña que pida y ordénale que se siente.
  • No permitas bajo ningún concepto que tu perro te gruña. Para evitar este comportamiento es importante que antes de ponerle el cuenco lleno de comida, le ordenes que se siente. Ante cualquier gruñido dile un NO o un SHHH enérgico y firme.
  • Mucho cuidado con las cantidades de comida. Ya no hablo de que tu perro pueda estar por encima de su peso, sino de algo más grave que puede llevarle a la muerte: la torsión estomacal (el estómago está tan lleno que da una vuelta en su propio eje obstruyendo todo el sistema digestivo).
  • Para perros glotones que engullen la comida rápida, te recomiendo que no dejes la comida en el cuenco, sino esparcida en una superficie plana. Como le costará más coger el alimento, le llevará más tiempo y evitarás que se atragante con el énfasis.

Siguiendo estas pautas conseguirás educar a un perro a comer de forma adecuada.

cómo educar a un perro

Cómo educar a un perro miedoso

cómo educar a un perroEl miedo en el perro es una característica muy común en aquellos perros que han sido maltratados o mal socializados.

Cuando el perro es cachorro es cuando se forja su personalidad, por ello, es fundamental que crezca de forma equilibrada.

Todos los perros pasan por una etapa crítica cuando son cachorros: la etapa de la socialización. Esta etapa se da entre los 2 y los 4 meses, y lo fundamental en esta etapa es que el cachorro interactúe con todo su entorno de forma positiva, sin traumas: debe relacionarse con todo tipo de personas (adultas, ancianas, niños), de todas las características (morenas, rubias, gordas, flacas, altas, bajas, con gafas, sin gafas, con sombreros, moños, vestidos, etc.), así como con otros animales (otros perros, gatos, pájaros), objetos (coches, lavadora, secadora, lavavajillas, silbatos, aplausos, música, etc.) y ruidos ambientales (tormentas, viento, lluvia, etc.). Como propietario debes procurar que todas estas interacciones sea positivas, evitando crear un trauma al perro.

¿Qué pasa si no lleva a cabo esta etapa de socialización de forma adecuada? Pueden pasar dos cosas: o que se vuelva agresivo y arisco con su entorno, o que se vuelva un perro inseguro, desconfiado y miedoso. Como lo que tratamos aquí es el segundo caso, el objetivo del perro miedoso es recuperar esa confianza que nunca ha tenido.

Por otro lado, si ha tenido una buena socialización, pero en casa la forma de educar es a base de maltrato, también el propietario puede conseguir que su perro desarrolle agresividad o miedo. El perro miedoso de su dueño es aquel que se orina con solo acercársele el dueño. Esto es señal de que, como propietario, no lo has hecho nada bien (no confundir con la orina de excitación por emoción).

De una forma u otra, si quieres educar a un perro miedoso, debes empezar por cambiar tu actitud y trabajar para la recuperación de su confianza, ya que un perro miedoso puede lanzarse a morder a la gente u a otros animales para defenderse de lo que él piensa que podría ser una agresión, y tampoco podrá aprender como aprende un perro equilibrado y confiado de su dueño. Por tanto, ¿qué pasos debes dar?

  1. Refuerza las interacciones con su entorno: permite que tu perro socialice más, recompensando aquellas interacciones que sean positivas. Permite que las personas le den golosinas de perros para ganar confianza, sal a pasear con la compañía de otros perros para que se divierta, etc.
  2. Masajea a tu perro: te aseguro que es una terapia que funciona. El contacto con tu perro reforzará vuestros vínculos y hará que tu perro confíe más en ti.
  3. Realiza juegos divertidos con tu perro, se olvidará de la ansiedad del miedo, y disfrutará del momento.
  4. Cambia totalmente la forma de educar a tu perro: aplica la psicología canina y no la humana. A la hora de educar a un perro están totalmente prohibidos los gritos, los golpes o las humillaciones. Un simple NO o SHHH firme y enérgico deben bastar para que tu perro sepa quién es el líder.

Sé perseverante y ayuda a que tu perro consiga el equilibrio perfecto, tanto físico como emocional.

Cómo educar a un perro dominante

cómo educar a un perroEducar a un perro dominante requiere de más esfuerzos a la hora de aplicar las pautas educativas. Cuando el propietario decide adquirir un perro, uno de las principales temas que debe plantearse es el carácter del perro. Los perros dominantes sólo deben ser adquiridos por propietarios que tengan un carácter fuerte o que hayan tenido experiencias anteriores positivas con perros.

Muchos propietarios encuentran serias dificultades para transmitir su rol de liderazgo ante un perro dominante. A la hora de educar no solo debe tener claras las pautas educativas a seguir, sino tener nociones básicas de psicología canina y saber transmitir una energía firme y calmada.

Como he comentado anteriormente, hay razas que por naturaleza son dominantes, como el Doberman o el Rottweiler, otras no lo son, sin embargo, el propietario no sabe transmitir el rol correctamente, y un perro que por naturaleza no es dominante, acaba siéndolo.

Para empezar, es fundamental que desde la llegada del perro a casa, estemos transmitiendo en todo momento su lugar en la jerarquía de la familia. ¿Cómo? Evitando numerosas conductas que, sin ser conscientes de ello, el propietario permite al perro, de forma que potencia que éste asimile su rol de liderazgo:

  • Dejar subir al perro a camas, sofás, sillones o regazos. El simple hecho de permitir al perro subir a estas zonas, exclusivas de humanos, refuerza el poder de liderazgo en el perro. Es por ello que el perro se orina en estos sitios comúnmente, con tal de marcar su territorio.
  • Acariciarle siempre que lo demanda. El propietario no es consciente de la de veces que acaba acariciando al perro cuando éste lo demanda. Ser consciente de este acto evitará que el perro sienta que manda. El propietario debe acariciar el perro cuando quiera, no a la inversa.
  • Dar de comer al perro siempre después de haber comido nosotros. En la manada, el perro líder siempre come primero, y después el resto de la manada. En casa debemos actuar igual. Primero come el propietario y la familia, y después el perro. Sobra decir, que está terminantemente prohibido dar de comer al perro mientras estamos comiendo.
  • No permitir que el paseo lo lleve él. Desde el primer momento en que el propietario salga a la calle, es importante que dirija el paseo. No debe permitir tirones ni empujones.
  • Dominar no es maltratar. El propietario nunca debe usar la violencia física con el perro, puesto que la violencia solo generará violencia. Utiliza la energía firme y calmada del NO y el SHH para transmitir a tu perro tu malestar. Recuerda recompensar las conductas que desees reforzar.
  • No permitas que el perro tenga relaciones sociales negativas con otros perros. Intenta que tu perro se relacione y se socialice de forma positiva con otros perros. recompensando cada interacción positiva, y regañando la negativa.
  • Entrena a tu perro en obediencia básica en tu casa: las órdenes de siéntate, túmbate, dame la pata, etc. son ejercicios de obediencia que te ayudarán a posicionarte como un buen líder.

Olvídate de pensar que ser líder significa ser superior a tu perro. La naturaleza es sabia y no permitiría que los perros funcionaran así si sufrieran. Un perro sumiso es un perro feliz, porque solo pensará en complacer a su amo. De forma contraria, un perro líder tiene la responsabilidad de ser un buen líder con todo lo que conlleva: mantener a todas horas su liderazgo, proteger a los suyos, proteger su territorio, etc.

Cómo educar a un perro sin errores

cómo educar a un perroCómo educar a un perro sin errores es una tarea nada fácil, que requiere de mucha paciencia y dedicación por tu parte, y lo consiguen los propietarios que más se implican en la educación de su perro.

Para educar a un perro se deben tener en cuenta diferentes factores, que más adelante enumeraré, pero que se resumen en algo muy sencillo: todo depende del interés que tenga el propietario en aprender la psicología del perro y aplicarla en su educación.

Primer error sobre cómo educar a un perro: la humanización del perro. La gran mayoría de propietarios, cuando adquiere un perro, no se preocupa de informarse sobre cómo debe educarlo. Se limita a educarlo según su sistema de educación: con suerte seré un propietario que tendrá un perro algo desastroso que actuará enfadándose y regañando al animal, pero por desgracia, son muchos los propietarios que usan la violencia física para regañar al perro, o bien, acaban atando el perro de por vida, porque “el perro es muy malo”. Los perros no son malos, de hecho, por naturaleza los perros son los animales más leales y fieles de la naturaleza.

Solución: si entendemos la psicología canina, la tarea de educar se hará mucho más fácil porque entenderás qué actitudes funcionan, y qué actitudes no funcionan a la hora de educar a un perro.

Segundo error sobre cómo educar a un perro: la mal crianza. Si bien es cierto que todo el amor que nos dan los perros nos puede ganar el perdón de muchas conductas, no podemos tolerar conductas que inciten el liderazgo del perro. La educación que demos al perro debe siempre una educación basada en tu liderazgo. Ser líder no significa someter al perro, ser líder significa transmitir un rol al perro que siempre será por debajo del tuyo. Este reparto de roles es importante para evitar conductas de dominancia en el perro, episodios de agresividad, o problemas de relación con otras personas o perros.

Solución: si ayudamos al perro a asumir su rol, conseguiremos tener un perro feliz y emocionalmente equilibrado.

Tercer error sobre cómo educar a un perro: no respetar la naturaleza del perro. Podemos tener un perro muy bien educado, pero puede seguir haciendo desastres en casa. Cuando me refiero a respetar la naturaleza del perro, me refiero a que hay que cubrir todas sus necesidades fisiológicas: proveerle de alimento, respetar su descanso, cuidar su salud y realizar ejercicio. Esto último es vital para el perro, porque el perro que está atado, o que nunca sale de su casa, es un perro ansioso, es un perro con alta carga de ansiedad que no quema mediante el ejercicio físico, y que se traduce con conductas muy problemáticas que pueden llegar a ser muy graves.

Solución: es fundamental para la salud física y mental del perro la realización de ejercicio físico. No hablo solo de sacarlo de paseo, hablo de correr, de explorar nuevos territorios, de realizar deportes nuevos, de hacer sesiones de juegos divertidas y entretenidas, etc.

Las claves sobre cómo educar a un perro se pueden resumir en estos tres puntos. La información es fundamental para saber qué hacer y qué no hacer a la hora de educar a un perro.

Mis recomendaciones:

Cómo educar a un perro paso a paso del Dr, José Arca.

Cómo educar a un cachorro de la Lda. Sandra Ferrer

Cómo educar a un perro a pasear

cómo educar a un perroUno de los comportamientos que acarrea más problemas llega a la hora de pasear a un perro. Cómo educar a un perro a pasear es una tarea que requiere de mucha paciencia. Si bien es cierto que siendo cachorro es más fácil enseñarle a pasear de forma adecuada, esto se complica cuando el perro es adulto y ya tiene un hábito, que suele ser el de tirar siempre de la correa.

Aunque es más complicado, no por ello es imposible. Con un poco de paciencia podrás conseguir grandes logros.

Para empezar, hazte con un collar de entrenamiento. Suelen ser los llamados collares Halty. Este tipo de collares tienen la ventaja de que, en todo momento, el propietario lleva el control del paseo. El Halty consiste en un collar que se coloca en el hocico del perro, de forma que al intentar tirar de la correa, su cabeza se girará hacia atrás. No tengas miedo porque no le harás daño.

Los collares de toda la vida son los que realmente dañan al perro si éste suele pasear llevándote a ti en volandas, que con los tirones pueden hacerse lesiones en la garganta. ahogarse o dificultar la respiración. Con el collar Halty tu perro aprenderá más rápido a pasear de forma correcta.

Si no tienes o no puedes conseguir un collar de estas características, ármate de paciencia y sigue las siguientes recomendaciones sobre cómo educar a un perro a pasear:

  • Intenta llevar la correa del perro de corto alcance, es decir, sujeta a tu perro al lado de tus piernas y dirígelo donde tú quieras.
  • Recompensa toda conducta correcta que haga, es decir, si camina hacia tu lado y sigue a tu lado sin tirones, recompensa esta conducta. Si notas que estira, oblígale a sentarse.
  • No permitas en ningún momento que durante el paseo esté llevándote a ti de paseo. Tú debes controlar en todo momento el paseo y la dirección del mismo.
  • Debes conseguir que el perro pasee contigo de forma relajada, es decir, con la correa sin tensar, no en tensión. Por ello, siempre vas a dejar destensada la correa, ¿que el perro vuelve a tirar? Paras en seco, y le dices SHHH. Reinicia el paseo y actúa de esta forma siempre que haya tirones.

Al principio, cómo educar a un perro a pasear no resultará divertido, pero tampoco lo es cuando te lleva a ti a pasear en vez de tú a él. Lo ideal sería que ambos pasearais lado a lado, sin tensión ni tirones. Tómate esto como un entrenamiento. Con tan solo unos cuantos paseos siguiendo estas pautas bastarán para que ambos disfrutéis de un paseo en armonía. Recuerda siempre recompensar a tu perro ante conductas que quieras que se repitan: las recompensas pueden ser elogios y caricias, pero la recompensa de la comida suele motivar mejor a estas mascotas.