Cuándo y cómo hay que desparasitar a un perro

Con la llegada de la primavera y el aumento de las temperaturas llegan las temibles plagas de insectos: mosquitos, pulgas, moscas, garrapatas, la temible procesionaria. etc., insectos que muchos atacan directamente a nuestros perros llegando a hacerles la vida imposible, sobretodo en aquellos perros que sufren de alergia a alguno de estos insectos.

antiparasitarios

Actuar antes de la aparición de estas plagas es fundamental para garantizar la mejor salud y calidad de vida a nuestros perros.

Si bien lo ideal sería que nuestro perro estuviera tratado durante todo el año con algún tratamiento antiparasitario, los perros de ciudad tienen la ventaja de no tener mucho contacto con el campo, por lo que pueden intentar pasar el invierno sin tratamiento, sin embargo, aquellos perros que vivan en una casa con jardín o directamente en el campo, deben estar tratados con antiparasitarios externos para perros durante todo el año con tal de evitar que estos repugnantes insectos campen a sus anchas por la piel de tu perro, alimentándose de su sangre y dejando sus huevos en él.

Las pulgas y garrapatas son parásitos peligrosos para la salud del perro, pero también para nuestra salud. Un perro con pulgas o garrapatas puede contagiarse de cualquier enfermedad que porten estos animales, pero también pueden afectarnos a nosotros, por lo que si notamos que nuestro perro está infestado de pulgas y/o garrapatas es urgente empezar con un tratamiento antiparasitario y con una buena higiene de casa, sobre todo en aquellas zonas donde el perro pasa más tiempo (por ejemplo, su cama).

Un buen tratamiento antiparasitario te ayudará a evitar estos molestos y peligrosos insectos, pero también seguir una serie de pautas:

  • Evita acudir con tu perro a campos o bosques cuando empiece la primavera y hasta final de verano. De esta forma, también evitarás que tu perro sirva de alimento a estos insectos.
  • Durante el verano, evita pasear a tu perro al atardecer ya que los mosquitos están al acecho.
  • Mantén una higiene estricta con tu perro: cepíllale diariamente para observar si tiene algún huésped indeseado y báñalo al menos dos veces al mes.

Recuerda que hay antiparasitarios de muchos tipos: en collares, pipetas, pastillas, sprays, polvos, collares… Elige el que más cómodo sea para tu perro y recuerda: no lo dejes para cuando sea demasiado tarde. Puedes elegir cualquiera de estos antiparasitarios en tu clínica veterinaria, tienda de mascotas o tienda veterinaria online. ¿Nuestro consejo? Complementa estos antiparasitarios con champús antiparasitarios para que el tratamiento sea más efectivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *