Consejos para adquirir un perro

adquirir un perroCuando una persona se plantea tener un perro, puede optar por dos caminos: la adopción o la compra.

En el primer caso, la adopción puede llevarse a cabo a través de un particular o a través de alguna protectora o refugio animal. En este sentido, la persona interesada puede adquirir un perro de cualquier raza y edad, importándole solo el poder darle una oportunidad a este animal y, cómo no, dándose a sí mismo también la oportunidad de disfrutar del amor que profesan estos animales.

En el segundo caso, la compra, la persona ya tiene claro el tipo de raza que quiere: un perro de raza que responda a unas características físicas y personales específicas y concretas. Puede deberse a varios ítems:

  • La persona quiere un perro concreto que responda a alguna funcionalidad: de guardia, de pastoreo, de terapia, etc.
  • La persona quiere un perro concreto que responda a sus gustos: simplemente quiere un perro porque le gusta ese perro.
  • La persona quiere un perro concreto porque siempre ha tenido esa raza y no quiere conocer otro tipo de razas.

En cualquiera de estos tres supuestos, un perro de raza suele adquirirse en tiendas de animales, conocidos que crían particularmente esta raza en la intimidad de su casa o en criaderos profesionales. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno?

  • Si se compra el perro en una tienda de animales, ese cachorro que luce tan estupendo en el escaparate, en el 90% de los casos son perros que provienen de granjas de cachorros, donde han sido separados tempranamente de su madre, han tenido que recorrer miles de kilómetros hasta su destino sufriendo una ansiedad terrible y en unas condiciones higiénicas y sanitarias horrorosas. Son perros que provienen de las mafias y, aunque te aseguren en la tienda que el perro cumple con todas las garantías, ese perro lleva consigo una carga ansiosa tremenda, y será un perro con muchas posibilidades de sufrir enfermedades a lo largo de su vida, y un perro al que te costará educar. Afortunadamente, el gobierno ya está estudiando una ley que prohíba la venta de perros en tiendas de mascotas.
  • Si se compra a un particular, no tienes ninguna garantía de nada si pasara algo: si el cachorro enfermara, si el cachorro muriera de repente, si el cachorro desarrollara una anomalía, etc. Además de ser una compra ilegal, ya que no se pagan impuestos, vuelvo a repetir, no hay garantía de nada. Te encontrarías solo habiendo pagado un precio que no está regulado en ningún lado.
  • Si se compra en un criadero profesional, tienes todas las garantías de que el cachorro que vas a adquirir está sano, no se ha separado jamás de su madre y hermanos, puedes conocer a su familia… e incluso, podrás reclamar cualquier cosa al vendedor en caso de que, en un futuro pasara algo. Los criadores profesionales están dados de alta, tienen su núcleo zoológico y licencia como profesionales y, además, pasan por inspecciones higiénicas y sanitarias.

En este sentido, si alguna vez te planteas comprar una raza concreta de perro, por favor, ten en cuenta estos consejos.

¿Dónde puedes encontrar un criador profesional en tu ciudad?

Lo mejor es buscarlo en un directorio de criadores profesionales: el Portal del Criador. Este portal lista los profesionales que se dedican a criar diferentes razas de perros ordenados por ciudad o por razas de perros. En este sentido, los perros que forman parte de este portal cumplen con todas las garantías sanitarias, por lo que podrás adquirir tu perro con total seguridad y confianza. ¡Mucha suerte con la búsqueda del nuevo miembro de tu familia!

Consejos para elegir el mejor collar para tu perro

collares para perrosLos collares y las correas son las herramientas más importantes que tiene cualquier entrenador. Su uso está regulado por nuestra legislación y es obligatorio en la mayoría de los lugares públicos. Sin embargo, a la hora de comprar collares para perros pueden surgir muchísimas dudas. ¿Cómo elegir el modelo más adecuado y cuál es la mejor forma de hacerse con el control de perro? Algunos collares de adiestramiento pueden exacerbar los problemas de comportamiento en manos inexpertas. Los collares convencionales pueden estar confeccionados a partir de diferentes materiales, pero los más comunes son de nylon, de cuero y de metal. La principal ventaja es que existen multitud de variedades entre las que elegir y por eso se pueden combinar distintas formas y colores en función de cada gusto. A ellos se pueden adjuntar de forma sencilla placas identificativas para facilitar el proceso de recuperación en caso de pérdida. Los collares actúan unidos a las corras como una extensión de la mano del cuidador con la que pueden modificar determinadas pautas en las conductas del animal para corregirlas de un modo más ameno.

Los collares pueden convertirse en un arma de doble filo durante el juego. Cuando un perro está alterado puede quedar atrapado y podría lesionarse. Afortunadamente hoy en día existen collares de seguridad que están diseñados para liberar la presión en esas situaciones. La elección del collar no debe basarse únicamente en una impresión estética. De ellos va a depender la seguridad de los animales durante el paseo, por lo que elegir el apropiado es una decisión muy importante. Debe adaptarse al contorno del animal sin presionar demasiado. El grosor va a depender del tamaño y la de la fuerza bruta de la raza en cuestión. Siempre es conveniente dejarse llevar por la confianza que ofrecen las marcas reconocidas en el sector porque al fin y al cabo en muchas situaciones de ellos puede depender la integridad de los perros.

Los collares de estrangulamiento, punzantes o de choque no son los más apropiados. El castigo nunca debe ser utilizado para solucionar los problemas de comportamiento. Eso es debido a los potenciales efectos adversos a los que induce. Está demostrado que utilizarlos erróneamente aumenta las conductas relacionadas con el miedo y en muchas ocasiones terminan reportando un comportamiento más agresivo por parte del animal. Existen collares con fines médicos como pueden ser los isabelinos o los que tienen un efecto antiparasitario. Ese tipo de modelos deben utilizarse en combinación con los de paseo. Elegir un buen collar es complicado, pero siempre debe tenerse en cuenta que lo más importante es la comodidad y la seguridad de los perros.

Cómo alimentar a un perro con alimentos de calidad

mejor alimentación para tu perroUno de los aspectos que más preocupan a los propietarios de perros es cómo alimentarlo. De la alimentación va a depender el correcto desarrollo y crecimiento de tu perro, por eso, no equivocarse es crucial. Debemos, para ello, no dejarnos engañar por anuncios publicitarios en los diferentes medios de comunicación, debemos ir más allá, y para ello, lo correcto es leer las etiquetas de los diferentes envases así como informarnos de las diferentes dietas alimenticias del perro.

En cuanto a las dietas alimenticias, hay muchísima información y muy variada y muchos seguidores y detractores de las mismas, pero voy a intentar resumir y argumentar por qué recomiendo depende qué dieta alimenticia.

Podemos decir que hay 5 formas de alimentar al perro:

  • Dieta BARF o lo que es lo mismo, respetando la naturaleza del perro comiendo carne cruda, huesos, etc. Hay muchos defensores de esta dieta, pero yo no la recomiendo por varias razones: no contiene todos los nutrientes que un perro necesita, es una dieta muy arriesgada pues puede llevar a intoxicaciones bacteriológicas como la salmonella a lesiones bucales, en el esófago, estómago o intestinos.
  • Dieta de sobras, que viene a ser, dar de comer al perro lo mismo que comemos nosotros, haciendo más cantidad como si fuera un comensal más o directamente darle las sobras del día. Esta es la peor dieta de todas, porque no solo no nutre al perro, sino que estará ingiriendo alimentos intolerantes que le pueden llevar a intoxicaciones hepáticas y/o renales a alergias, etc. Muchísimo cuidado con esta peligrosa dieta que normalmente, siempre lleva a algún susto de salud.
  • Dieta casera, es decir, preparar con sumo cuidado comida especial para el perro, como arroz hervido, pechugas de pollo, etc. Si bien es cierto que el propietario lo hace con mucho amor, no es una dieta completa y el propietario debe tener amplios conocimientos sobre alimentación canina,así que el perro no estará nutrido.
  • Dieta procesada, es decir, el famoso pienso, bolitas o croquetas o la comida húmeda, en forma de paté. Es la dieta más consumida por los perros, pero aquí debemos ir con sumo cuidado, porque no todas las marcas son lo que parecen. Hay marcas de pésima calidad, de mediocre calidad (la mayoría) y muy pocas de alta calidad. En este caso yo siempre aconsejo leer las etiquetas, y decantarse por alimentos sin colorantes, sin conservantes, sin aromas añadidos, alta en proteína animal y sin cereales.
  • Dieta deshidratada, es decir, alimentos que se deshidratan para que conserven todos los nutrientes. Es lo último en alimentación canina y los resultados no han podido ser más esclarecedores: palatabilidad (los perros pueden disfrutar del sabor de los alimentos), nutrición, cambios en la salud del animal como pelo más suave y brillante, reducción de la dermatitis por alergia, aumento de la energía, etc.

Lo fundamental aquí es no dejarse llevar por el engaño publicitario. Si aplicamos la lógica, debemos decantarnos por una dieta completa, y eso se consigue combinando varias dietas, por ejemplo, la comida principal debe constar de comida deshidratada, complementándola con alimento seco (bolitas, pienso, croquetas) de alta calidad para que utilice los dientes y así prevenir el sarro, añadiendo trocitos de pechuga de pollo hervida solo con agua, etc. Si utilizamos esta combinación nuestro perro no podrá estar mejor nutrido y, lo que es más importante, disfrutará de la comida.

No nos dejemos embaucar tampoco por las ansias del perro de comer todo lo que se le ponga por delante. Hay que pensar con la cabeza y no con el corazón, y si lo que quieres es lo mejor para tu perro, apuesta por una dieta alimenticia completa, que lo nutra, no solo que lo alimente, y podrás ver a largo plazo cómo mejora la calidad de vida de tu perro, y lo más importante, la longevidad.

Cómo viajar con nuestro perro

viajar con perroHacer un viaje es una ilusión tremenda, y si nuestro perro nos acompaña, esa ilusión no tiene límites, bueno sí, la de nuestra preocupación por cómo se sentirá nuestro perro viajando.

Antes de decidir el destino de nuestro viaje, sobre todo si es a un país extranjero, es fundamental que te empapes de la normativa en cuanto a perros que en aquel país rige y es mejor conocerla para evitar malos entendidos y/o multas.

Una vez tengas claro dónde quieres viajar, debes tener en cuenta estos consejos para hacer del viaje un trayecto tranquilo:

1. Antes de salir de viaje, es fundamental que agotes a tu perro con ejercicio físico. ¿Por qué? Porque así aprovechará el viaje para descansar, no estará tan ansioso y el viaje será más tranquilo. De lo contrario, si partís de viaje sin haberlo expuesto a ejercicio físico, agotará la energía en el trasportín, dando tumbos, ladrando, etc.

2. La mayoría de los perros sufren algo de ansiedad cuando viajan. Si el viaje es en coche y está acostumbrado no hay problema, sin embargo, si se ve envuelto de un entorno desconocido la ansiedad hace presencia, y muchas veces se ve reflejada a través del malestar de su estómago. Sucede sobre todo cuando el perro viaja en tren, en barco o en avión.

Para evitar al máximo este malestar lo mejor es llevarnos la comida que nuestro perro come habitualmente, evitando tener que comprar pienso para perros cuando lleguemos a nuestro destino. Desconocemos si la marca que consume diariamente la encontraremos en este sitio, por tanto, más vale no improvisar.

No es recomendable que coma mucho antes de salir, puesto que el estómago tiende a descomponerse. Tampoco le des de comer mientras dura el viaje. ¿Lo ideal? Darle poca cantidad cuando paréis a hacer un descanso o tras el viaje.

3. Fundamental llevar los datos sanitarios actualizados y tener al perro identificado y con el chip puede ayudarnos mucho en caso de que nuestro perro se pierda. Lo ideal es llevar una placa en el collar donde venga grabado su nombre y nuestro número de teléfono para que puedan contactar con nosotros.

4. En la Unión Europea, por ejemplo. es obligatorio que el perro lleve microchip y lleves encima la cartilla de vacunaciones y el pasaporte internacional. El veterinario podrá darte todo lo necesario para viajar.

5. Obviamente, el alojamiento donde te hospedes es importante que acepte perros. Una vez en el hotel o apartamento y antes de entrar, da un largo paseo con tu perro para que interiorice el entorno a través de los olores. Le dará confianza y cierto control, así una vez dentro, estará más tranquilo.

6. Así como hay perros que disfrutan viajando, otros lo pasan fatal, pues se marean o la ansiedad les juega malas pasadas. Con esto debemos tener mucho cuidado, ya que un perro nervioso en el coche puede distraernos. Si el viaje es largo lo mejor es consultar con el veterinario si merece la pena sedar a nuestro perro para que haga el viaje tranquilo o administrarle algún medicamento natural para evitar el mareo. De una forma u otra, tu voz tranquila y suave será el mejor medicamento para calmarle.

7. No olvides meter en el trasportín donde viaja tu perro su manta o una manta que huela a ti, así como su juguete preferido. Esto le dará seguridad.

Os dejo el enlace de esta web de Piensos para perros Royal Canin. En ella podéis encontrar tiendas que os llevan el pienso a domicilio. Si se os olvida su comida en casa no está de más tenerla en cuenta. También tiene un buscador que localiza la tiendas con productos para perros más cercano a donde tú estés.

Si queréis más información sobre la documentación que debéis llevar encima para viajar con vuestro perro podéis consultar este link.

¡Buen viaje!

Cómo educar a un perro a no depender obsesivamente del propietario

perro obsesivoCuando una persona adquiere un perro, debe ser consciente de la naturaleza de esta especie. El perro vive en manada, por lo que estamos ante una especie animal tremendamente social, más incluso que la humana. Los perros conviven en manadas que son organizaciones sociales muy jerarquizadas. Esto significa que existe una jerarquía muy marcada, en el que hay un líder o una pareja líder dentro de esa manada encargada de dominar y proteger al resto de miembros, y el resto de sus miembros son perros sumisos que conviven equilibradamente dentro de una manada que le ofrece protección, comida, seguridad, etc.

Cuando un perro llega a nuestro hogar, necesita que se le marque desde el primer día esa jerarquía. En esa pequeña manada que será nuestra familia, el perro debe educarse como un miembro más dentro de esa manada, y nosotros, los propietarios debemos erigirnos como líderes. Nuestra responsabilidad como tal será proporcionarle comida, disciplina, ejercicio, cuidados y mucho cariño. En una manada estable, nuestro perro debería convivir equilibra y armoniosamente con nosotros pero, ¿qué pasa si conseguimos un perro sumiso demasiado dependiente de nosotros?

Estoy hablando de ese perro que nos sigue a todas partes, convirtiéndose en poco más que nuestra sombra, que sufre una ansiedad terrible cuando nos ausentamos y que literalmente “siempre está entre nuestras piernas”.

Evidentemente, estamos ante un perro que no es equilibrado, y que depende de forma obsesiva de nosotros y de nuestra presencia. Como no es una dependencia sana, quiero ofrecerte una serie de pautas para que tu perro aprenda a vivir sin tu presencia de forma segura y sin ansiedad ni miedos:

  • Desde el primer día, debes tender a la dependencia de tu perro. Soy consciente de que cuando queremos a un animal estaríamos todo el día acariciándolo, poniéndolo en nuestro regazo, mimándolo con juguetes y comida, etc. sin embargo, no debemos caer en este error. Hay que evitar prácticas tan usuales como dormir con el perro, estar viendo la televisión e invitarlo a dormir sobre nuestro regazo, permitirle que nos siga siempre por todas las zonas de la casa…
  • Hazte con una jaula o transportín. Es muy positivo marcar tiempos dentro de la jaula. No es un modo correctivo ni un castigo tener a tu perro en una jaula por un tiempo concreto. Puedes empezar por encerrarlo en la hora de la comida para que no moleste demandando comida, puedes encerrarlo por la noche para dormir, puedes encerrarlo para trasladarlo en coche al veterinario o de vacaciones, etc. Tu perro debe aprender a que pase lo que pase, tú siempre volverás.
  • Marca zonas en la casa donde no pueda acceder, por ejemplo, la cocina. No permitas que tu perro acceda, así aprenderá a que por estar en otra zona no le va a pasar nada. Es importante la disciplina para que tu perro se sienta seguro.
  • He hablado de evitar que duerma contigo, pero si puedes evitar también que duerma en la misma habitación, mucho mejor. Así evitarás que se cree esta dependencia obsesiva.
  • Cuida el periodo de socialización: se da entre los 2 y los 4 meses. Es fundamental que tu perro pueda relacionarse con todo tipo de personas y animales, de esta forma, reforzarás su autoestima y evitarás que desarrolle miedo o agresividad hacia sus iguales o hacia desconocidos.
  • Dale “vacaciones” a tu perro. Puedes llevarlo a casa de un familiar o a casa de un amigo. Es muy positivo que aprenda a convivir en entornos y espacios en los que tú no estés presente.
  • No te conviertas en su líder exclusivo. Si vives solo o sola, aplica las pautas anteriores, pero si vives en pareja o con una familia de más miembros, no dudes en compartir ese liderazgo.
  • No descuides el ejercicio físico. El ejercicio físico logrará reducir la ansiedad que pueda sufrir tu perro al separarse de ti. Ya sabes que hay razas más o menos enérgicas. Si tu perro es de raza pasiva, mínimo tres paseos de 15-30 minutos al día cada uno. Si es de energía alta, mínimo 45 minutos cada paseo, tres veces al día, combinando el paseo, con carreras y juegos de intensidad alta.

Con estas sencillas pautas, lograrás que tu perro se sienta seguro y equilibrado, y puedas disfrutar de un perro que no te acosa, si no que te acompaña, y lo más importante, en un estado de salud emocional y físico sano y fuerte.